1/5/12

SUSTANTIVOS


5/01/2012 07:29:00 p. m. |


LOS SUSTANTIVOS:



Los sustantivos son aquellas palabras que nombran o designan a personas, animales, lugares, sentimientos o ideas. Tienen género y número.
El género se refiere a si son masculinos o femeninos y el número se refiere a si están en singular o plural.

EL GÉNERO DEL SUSTANTIVO:

El género, que señala cosas u objetos, es arbitrario y constitutivo y puede comprobarse mediante un artículo: “El costumbre”, “la pacencia”.
El género de los seres animados suele especificar el sexo y, normalmente, a partir del masculino construimos el femenino, sustituyendo “-o” por “-a”, añadiendo “-a” o con morfemas especiales.
Existen bastantes sustantivos que siendo en castellano del género masculino, son femeninos en churro, tales como: “L'atabut”, “la blancor”, “la clamor”, “la claror”, “la chichorrita”, “la frescor”, “la higa”, “la aulor”, “la pus”, “la laúd”, “la ricla”, “la sudor”, “la taria”, “la travesaña”, “la tumolta”, “la valor”, “la picor”, “la dolor”, “l'amor”, “la negror”, “la resecor”, “la duzor”, “la escozor”, “la frior”, “la gordor”, etc.
También en churro se da el caso contrario, sustantivos que en castellano tienen género femenino en churro lo son en masculino. “El cantarero”, “el corriente”, “el costumbre”, “el crin”, “el cuelga”, “l'encañizau”, “el cepo”, “el siñal”, “el pus”, “l'allar”, “el jambre”. “l'amoto”, “l'afoto”, etc.
El uso del artículo delante del nombre de persona es común en las comarcas churras: “El Luterio”, “la Carmeta”.

EL NÚMERO DEL SUSTANTIVO:

Los sustantivos forman el plural añadiendo “-s” so acaban en vocal: “borrega, borregas”, o “-es” si acaban en consonante: “saludación, saludaciones”.
Existen dos particularidades lingüísticas destacables en el churro:
1- Se usan formas en plural como “las estijeras”, “las estenazas”, “los pantalones”... y que hacen alusión a las dos partes simétricas que tienen estos objetos.
2- Hay nombres que, a diferencia del castellano, sólo se usan en plural, como “grelles”, “yerros”, “menudencias u menudos”, “farinetas”, “peladuras”, etc.

Los sustantivos pueden ir acompañados de artículos, y semánticamente se clasifican en comunes, individuales, colectivos, propios, concretos, abstractos, gentilicios, patronímicos, despectivos, compuestos y derivados.
Dentro de la oración, el sustantivo es el núcleo del sintagma nominal. Realiza algunas funciones como sujeto, aposición, complemento directo o complemento indirecto.

LOS SUSTANTIVOS COMUNES :

Son los que nombran a personas, animales o cosas de la misma especie. “Auto”, “arrogiador”.

LOS SUSTANTIVOS INDIVIDUAES :

Son los que nombran a personas, animales o cosas de manera individual. “Yuan”, paper”.

LOS SUSTANTIVOS COLECTIVOS :

Son los que nombran un conjunto de cosas iguales. “Arboleda”, “fregá”.

LOS SUSTANTIVOS PROPIOS :

Son los que distinguen individualmente por medio de género, clase o especie. Se escriben siempre en mayúscula. “Anglaterra”, Loís”.

LOS SUSTANTIVOS CONCRETOS :

Son los que nombran a cosas que se pueden percibir con los sentidos. “Isa pilota”, “Aquel reboste”.

LOS SUSTANTIVOS ABSTRACTOS :

Son los que nombran a cosas que no se pueden percibir con los sentidos. “Asperanza”, “alcontentá”.

LOS SUSTANTIVOS GENTILICIOS :

Son los que nombran a las personas según el lugar del que provienen. “Canadenco”, “tregüelano”.

LOS SUSTANTIVOS PATRONÍMICOS :

Son los que nombran al “hijo de”, es decir que éste tipo de sustantivos son aquellos apellidos que provienen de un nombre. “Fernández”, “Pérez”.

LOS SUSTANTIVOS COMPUESTOS :

Son los que se forman con dos palabras. “Airoplano”, “salvavidas”.

LOS SUSTANTIVOS DESPECTIVOS :

Son los que nombran al sujeto expresando el rechazo o desprecio. “Chentola”, “matasanos”.

LOS SUSTANTIVOS DERIVADOS :

Son los que nombran a cosas que se usan o tienen un servicio exclusivo para una cosa o que derivan de algo. “Pesquera”, “estacionamiento”.

DIMINUTIVOS, AUMENTATIVOS Y DESPECTIVOS:

El diminutivo es una palabra que se forma añadiéndole a la palabra original una terminación especial para indicar su pequeño tamaño.
El aumentativo es una palabra que se forma añadiéndole a la palabra original una terminación especial para indicar su gran tamaño.
El despectivo es una palabra que se forma añadiéndole a la palabra original una terminación especial para nombrar los sentimientos en la manera de referirse a algo o a alguien.
Los diminutivos, aumentativos y despectivos son usados tanto para los sustantivos como para los adjetivos.

1- DIMINUTIVOS:
Los diminutivos que más comúnmente se usan en churro son los que pueden construirse con los sufijos siguientes:

-Ico” e “-ica”. (Gatico, gallinica).
Se usan no sólo para designar lo más pequeño sino también lo débil, indefenso, blandengue o similar. “Agüeita que pardal más chiquico”, “pobrico, siempre'n la cadiera u está quietico tos los días en la cama sin poder move-se”.
En ciertos casos, con el uso de este morfema, se pretende dar lástima o duelo. “Qué reviejico qu'está”.
En otros casos el diminutivo puede tener también matiz superlativo, describiendo un objeto o persona que se encuentra en el extremo superior o inferior de una cualidad, como en “viejico”, “viejica”, “quietico”, “nafradica”, y que equivalen a “muy viejo o vieja”, “muy parado” y “con muchas llagas”.
En algunas construcciones y usado como adjetivo, también podemos encontrar un significado aumentativo. “Plegó un basquet acaramulladico peras”, “llevaba'l zarnacho pretico d'higas”, donde “acaramulladico” y “pretico” indican que las peras y los higos sobrepasan el cesto y el zurrón.
Otras veces este aumentativo toma un matiz irónico, de valor negativo. “Qué caminico hay d'aquí a Juentes”, haciendo referencia a que el camino es complicado, costoso y largo.
La expresión “tié dinericos” equivale a que tiene mucho dinero.

-Iquia” e “-iquio”. (Gatiquio, galliniquia).
Se consideran variantes de “-ico” e “- ica” y se usan, sobre todo, en alguna zona al sur del dominio lingüístico, aunque antes era muy frecuente en todo el territorio.

-Et”, “-ete” y “-eta”. (Bollet, blandete, blanqueta).
Este sufijo no es aplicable a todos los nombres o adjetivos como “-ico” o “-ica”, por lo tanto es mucho menos usado. Se encuentra con más frecuencia lexicalizado, como parte pendiente de la palabra, que actuando de morfema. Como sufijo diminutivo fue el más abundante y generalizado en los documentos medievales aragoneses y es también el más característico en buena parte del dominio aragonés moderno y también el más peculiar del valenciano.
Tiene valor diminutivo en “blanqueta”, “sarieta”, “caldereta”, “segureta”, “picoleta”, etc. A veces, cuando acompaña a otras palabras, su contenido semántico adquiere además un sentido de carácter despectivo o de desvalorización como en “palometa”, “caseta”, “agüelete”, “Juaquinete”, “Vorete”, etc.
Ha perdido su valor diminutivo en la mayor parte de las palabras derivadas, así como en “azulete”, “suquete”, “garreta”, “clarete”, “chaparrete”, “caguetes”, etc.

-In” e “-ina”. (Caracolina, chiquinín).
Estos sufijos diminutivos son muy poco usados y los encontramos en palabras como “mijitina” o “miajitina”.
Adquiere valor afectivo o cariñoso en palabras como “Alfredín”, “Consuelín”, “Sentín”, “pillina”, etc.

-Illo” e “-illa”. (Gargantilla, mestrillo).
Abunda en la toponimia en construcciones como “La Balsilla”, “El Borreguillo”, “La Mizquitilla”, “Las Cimillas”, “Las Canadillas”, “La Escudilla”, “La Horadilla”, El Portillo”, etc.

-Ito” e “-ita”. (Ojito, ostrellita, tirar cantitos).
Son de poco uso, mucho más en castellano.

2- AUMENTATIVOS:
Los aumentativos que más comúnmente se usan en churro son los que pueden construirse con los sufijos siguientes:

-Us” e “-uso”. (Pobrús, negruso).
Son de los más representativos en el churro.

-Illo”, “-illa”, “-ico” e “-ica”. (Mestrillo, miajica).
A diferencia del uso en diminutivos, como aumentativo se utiliza de manera despectiva. “Menudo mestrillo que se cre qu'es”.

-Azo”. (Cocotazo).
Es uno de los sufijos más característicos y frecuentes en el habla de las comarcas churras para expresar las ideas relativas a golpes o caídas, “morrazo”, “costalazo”, “culazo”, “chullazo”, “tamborinazo”, “tastarrazo”, “baquetazo”; alusión a la fuerza o expulsión de algo, “salivazo”, “escupiñazo” o indicando la intensidad de un accidente, “quemazo”, “esgarrañazo”.
En el primero de los casos anteriores es más frecuente el uso de expresiones como “costalá” o “baquetá” en lugar de “costalazo” o “baquetazo”, con la elisión característica churra de la “d” intervocálica.

-Era”. (Bochornera).
Se usa para formar sustantivos que señalan gran masa, intensidad o fuerza. “Muntonera”, “salivera”, “moquera”, “pilera”, “badallera”, etc.

-Ón” y “-ona”. (Jadón, chicona).
Denota valor aumentativo de la forma física o intensidad en las acciones. Por lo general, los nombres concretos femeninos toman la terminación “-ón” y no “-ona”. “Gamellón”, “garbón”, “espigón”, “paderón”, “hardachón”, “mujerona”, etc.
En lo que respecta al adjetivo existen algunos como “grandón” o “grandona”. El matiz intensivo lo encontramos en adjetivos que señalan hechos. “Pidillona”, “charrón” o “quejona”. El acto que se hace prontamente viene expresado en sustantivos como “refregón”, “rempujón” o “esvarón”.

-Aria”. (Alzaria).
Es un sufijo indicador de grande como en “grandaria”, “alzaria”, “gordaria” o “altaria”.

-Ote” y “-ota”. (Chicote, altota).
Tiene el mismo valor que “-ón” y “-ona”. Es de uso bastante común y señala robustez de cuerpo y aumento de masa. “Grandote”, “perote”.

-Ino” e “-ina”. (Cansino, llorina).
Junto a ciertos sustantivos o adjetivos el significado de éstos es manifestado de manera intensa: “Sofoquina”, “escurina”, “negrina”, etc.

3- DESPECTIVOS:
Los despectivos que más comúnmente se usan en churro son los que pueden construirse con los sufijos siguientes:

-Acho”, “-acha” y “-ucho”. (Zagalacho, yerbacha, animalucho).
Son sufijos que se aplican a nombres y adjetivos. “Perrucho”, “cucacho”, “yerbucha”, etc.

-Arro”, “-arra”, “-orro” y “-orra”. (Tiarro, putarra, güenorro, fabarra).

-Az”, “-azo” y “-aza”. (Pastoraz, agüelazo, tiaza).
También se añaden a sustantivos y adjetivos y a veces adquiere tintes peyorativos como en “pastoraz”.

-Arranco” y “-arranca”. (Puntarranco).
Se trata en realidad de dos sufijos: “-arro” más “-anco” y no son muy utilizados.

-Uzo” y “-uza”. (Pajuzo).
De muy poco uso.

-Urrio” y “-urria”. (Beaturrio, gansurria).

-Uto” y “-uta”. (Chicuto).
Lo encontramos en las palabras “chicuto” y “chicuta” en su valor despectivo.

-Ango” y “-anga”. (Mozango).
Se emplea en ciertas zonas del dominio lingüístico en palabras como “criango”, “maridango” o “pollango”.

INFLUENCIA DEL VALENCIANO:

La influencia de los sufijos valencianos en el habla churra es muy común y aparecen sustantivos con los sufijos “-et”, “-ete”, “-eta” y “-ote” como “basquet”, “cazoleta” o “calbote”.
Todos los sustantivos de origen valenciano de uso común en las comarcas churras realizan los aumentativos y diminutivos como en castellano. “Picherico”, “llandaza” o “bambollota”.


Si quiés pués escuadriñar tamién en.... :


0 comentaris:

Publicar un comentario

Dija'l comentario tuyo

CAMPAÑA DE APOYO A LA CULTURA CHURRA

LENGUA CHURRA, con sintimiento...

LENGUA CHURRA, con sintimiento...

MAPA

MAPA

L'ORAGE N'ADEMUZ

L'ORAGE EN BUÑOL

L'ORAGE EN CANTAVIEJA

L'ORAGE EN CIRÁ

L'ORAGE EN SEGORBE